Rock

ahora navegar por etiqueta

 
 

La Leyenda de Héroes del Silencio continua (cavilando sobre uno de mis grupos favoritos)

Vaya por delante que yo era un fan de poster y camiseta y que lo sigo siendo aunque con la moderación que te da la edad. Lo soy también, en menor grado, pero casi igual, de Bunbury y por todo esto no creo que sea demasiado objetivo.

De repente, como cada cierto tiempo, los tenemos de nuevo en la palestra con lanzamientos ligados a su obra: libros como «Héroes de Leyenda» de Antonio Cardiel , El documental de Netflix «Héroes, Silencio y Rock & Roll», con su correspondiente nuevo doble recopilatorio homónimo que no aporta nada y una notable presencia en los medios que nos recuerdan la historia de una de las bandas ibéricas más importantes del pop y el rock en español.

Héroes del Silencio fueron odiados y amados, supieron crearse un culto alrededor de seguidores que nos sumergimos en su mundo, un poco al modo de secta comandada por el club de fans Las Líneas del Kaos.

Desde ese pop-rock dramático de tintes oscuros, con muy posibles influencias de David Bowie, The Cure, Peter Murphy. o U2 hasta el rock contundente, casi de estadio, con algunas canciones de hard-rock incluidas, pasaron cuatro álbumes de estudio y otros tres directos en vida del grupo. Por el medio, en su evolución, rozaron el rock gótico y el post-punk, o así lo pensábamos (escuchad «El cuadro II»), y nos recordaron también a bandas como The Mission o The Cult. Merchandising de todo tipo, decenas de cd’s piratas con conciertos o primeras maquetas, el éxito en otros países como Alemania y las crónicas de sus giras por Europa y Ámérica fueron dando forma a la leyenda.

Su primer álbum: «El Mar no cesa»(1988) que algunos tildaron de blando, ya de entrada por ser Gustavo Montesano, componente de Olé Olé, su productor, no era, a mi modo de ver, nada meloso, ni melifluo. Tal vez podría ser, para algunos, empalagoso por la opulencia de la voz de Enrique, que algunos llegaron a comparar con Raphael, los recargados arpegios de Juan Valdivia o la nítida pomposidad de la producción. Todo el sonido, en general, era más suave de lo que ellos eran en directo. Con todo, canciones como «Mar adentro», «Flor venenosa, «Hace tiempo» o la insigne «Héroe de Leyenda», que les sirvió como presentación en un maxi-single el año anterior, gozan de un nivel de originalidad y me atrevería a decir que de calidad poco habitual en tierras ibéricas. Con el paso del tiempo, sus aparentes defectos se convirtieron en virtudes, como la imponente base rítmica de Pedro Andreu y Joaquín Cardiel.

«Senderos de Traición»(1990) fue su punto culminante, un álbum, prácticamente perfecto, oscuro, pero asequible, críptico, pero atractivo. La prensa se empeñaba en intentar calificarlo: rock siniestro, rock gótico, post-punk, rock mesiánico, rock baturro, rock de los Monegros… Contaron esta vez con Phill Manzanera, guitarrista de Roxy Music, que los grabó tal como sonaban en directo, siendo uno de los mayores aciertos de la producción. Personalmente acabé cogiéndole manía a «Entre dos tierras», sonaba tanto en cualquier parte que, durante mucho tiempo puse él álbum desde la canción dos. Dicha segunda canción era «Maldito duende» y aunque estuvo cerca de cansarme no fue así. El resto me gustan igual que el primer día, salvo «Despertar» que en una época se me hacía pesada. Mis preferidas, ahora y siempre, «La Carta», «Malas intenciones» y «Decadencia» , aunque el resto las disfruto casi igual. A día de hoy me he reconciliado con la primera canción y siento la misma devoción por el disco que cuando lo compré a finales de 1990.

El barroco álbum «El Espíritu del Vino»(1993) hacía honor a uno de los temas más emblemáticos del mismo. Siguiendo la cita de Willian Blake: «El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría“ el disco inicia un cambio hacia diferentes direcciones que Manzanera intenta encaminar acabando en una obra difusa, recargada, extensa, pero que, a pequeñas dosis, funciona muy bien en la mayoría de los casos. La nuevas experiencias de los Héroes, como el viaje a la India, introducen nuevos instrumentos, pensamientos y puntos de vista distintos entre sus miembros. Aún así, el disco fue un éxito, realizando una «Gira del exceso», que se tomaron al pie de la letra, con la gran colaboración del guitarrista Alan Boguslavsky

En las canciones empiezan a introducir elementos del hard-rock setentero rozando el heavy en algunos momentos, pero también hay huecos para sonidos que nos recuerdan a su esencia como en «La sirena varada», «Tesoro» o la mayor parte de «La herida» exceptuando su adrenalínico final. Destaca como desenlace, el preciosismo de «La alacena», canción muy alejada del resto de su repertorio, con piano incluido, de la que oí y leí algunas críticas, pero que muchos agradecimos en su momento después de un álbum cargado de disparos en muchas direcciones.

En su cuarto y último álbum de estudio, «Avalancha»(1995), abandonan ya de forma casi total, su vertiente romántico-oscura convirtiéndose es una especie de dinosaurios del rock. No en vano dirige la producción de este trabajo, Bob Ezrin, responsable de producciones para, nada menos que, Alice Cooper, Kiss, Aerosmith o los mismísimos Pink Floyd.

Sin abandonar, especialmente Bunbury, su toque glamuroso, se embarcan en una mezcla de rock alternativo contemporáneo y hard rock setentero. Los riff de «Rueda Fortuna» o «Parasiempre» atestiguan esa cercanía al rock duro, al parecer más del gusto de Valdivia. Poco queda ya de los primeros héroes, de esa herencia, post-punk y algo siniestra, ni del rock gótico al que se acercaron y del que, al igual que muchas bandas del género nunca llegaron aceptar públicamente.

A pesar de todo sigue siendo un disco enorme, con canciones como «La chispa adecuada» «Deshacer el mundo» o «Iberia sumergida». Una de mis canciones preferidas y en la que yo noto más la presencia de productor de Pink Floyd es «La espuma de Venus» donde Juan se deja el alma y su guitarra trasmite un sentimiento sincero, muy lejos de los complejos arpegios atmosféricos y etéreos que le dieron a conocer, pero en consonancia con los mejores guitarristas de siempre.

Después de todo esto llego la debacle, su separación en 1996, nos dejó perplejos a muchos, aunque enseguida supimos que Enrique continuaba en solitario de forma casi inmediata, pero eso ya es otra historia.

Mature se presentan con su rock poderoso

Una banda de rock, principalmente urbano, con toques de hard rock y algún condimento de actitud punk que han debido entender que Iberia Pop no es más que un nombre genérico y que el rock tiene cabida siempre.

Así se nos han presentado y así parece ser que lo hacen a los medios:

«Mature es una banda de rock que nace en Laredo a finales de septiembre del 2018. Llegan a presentar el proyecto en apenas dos meses de vida en un festival benéfico con cuatro temas de composición propia. A principios de 2019 cuan deciden grabar un par de temas para darse un poco a conocer por su región y alrededores, participando en concursos de bandas emergentes. Ya en la primavera 2019 deciden ponerse en manos de su propio guitarrista Juanma Fdez » Lona» para grabar lo que sería su primer disco. Compaginando las grabaciones con los conciertos, llegan a rodar por gran parte de la geografía cántabra y teloneando a bandas como Ilegales. El disco estaba previsto para finales de año aunque prefirieron retrasar su salida para no adelantarse con los nervios de un primer disco y que éste saliese con una calidad de sonido en la que la banda estuviese a gusto. Enero fue una buena fecha para lanzar su primer adelanto «El Gran Engaño» junto a Fernando Madina de Reincidentes, un tema que habla sobre el maltrato que tuvo muy buena acogida y en la que ya empezaron a cerrar bastantes fechas para 2020. A finales de febrero deciden lanzar su segundo adelanto «Te Necesito» una canción cargada de poesía en su visión rock en la que su cantante Jhonny se describe a la perfección desmarcándose con un poema. Llegó marzo y con el la maldita pandemia que obliga a cancelar todos los conciertos de la banda. Unos meses duros de confinamiento en las casas lejos de los escenarios y los locales de ensayo. En medio de este encierro el guitarrista «Lona» y » Jhonny» deciden grabar desde sus casas «El Bando Adecuado» la visión particular de estos sobre esta pandemia enfocándola como guerra viral. Y ya por fin en Junio lanzan su CD a las calles, «Bufón De La Vida» está teniendo una buena acogida y se empiezan a cerrar fechas para su presentación en esta «nueva normalidad» en la que los grupos están tocando con aforos limitados, para este primer disco cuentan con las fotografías de un gran fotógrafo en el mundo de la música como es José Manuel (El Rey Lagarton)»

«Pedida de mano» nos ha enganchado desde el primer momento, Habrá que seguir escuchando…

Hermanos Harker: “Dios no habla con las lumbreras”

Después de la sorprendente buena acogida de medios y público obtenida por “Caballo Vampiro”, Hermanos Harker, lanzan su segundo single digital. Este cuarteto que define su estilo como terror-pop presenta un alegato contra las tradiciones y los conocimientos sobrenaturales propagados desde las más altas instituciones religiosas. Las páginas de la Biblia están plagadas de relatos donde la revelación divina con los seres humanos está dirigida a las personas de más humilde condición social, e incluso de entre los más pecadores. Y muy a menudo, “el llamado” es individual, y sin intermediarios clericales. “Dios no habla con las lumbreras”, es la contundente afirmación que resume la letra de esta canción, que trata además de criaturas inadaptadas en el plano material e incapaces de alcanzar la felicidad. Olivia Heredia, que pone la voz y se deja la piel, ya trataba esta cuestión trascendental en su primer lp de 2009, con ironía y resignación: “ahora soy casi feliz, sólo me falta creer en la felicidad”. Los cuatro vástagos marcados a fuego con el apellido Harker, padecen oscuras enfermedades hematológicas. Muerto y vencido el monstruo, (¿definitivamente?), las secuelas se siguen transmitiendo de generación en generación. Ese nexo entre el mal y el bien y viceversa, lo conocen sobradamente. Rebosantes de espiritualidad en “Lumbreras”, se han aplicado para mantener un casi imposible equilibrio entre rebeldía y sobriedad. La visibilidad de la angustia vital convertida en partitura en el siglo XXI.
Para la difusión y promoción de esta nueva canción, se sirven del video-montaje fotográfico para el que han cedido sus instantáneas dos profesionales del gremio en Baleares: Teresa Ayuga y Alberto Vera.

discospolo@hotmail.com
https://discospolo.bandcamp.com/track/lumbreras

La «Velas Torcidas» de Melancrónico

Melancrónico presenta “Doble Personalidad Compartida”, un álbum con la mezcolanza de estilos que tanto singulariza a la banda zaragozana. Una obra completa y atemporal, con letras críticas desde un profundo enfoque psicoanalítico. Un viaje en primera clase a las zonas más complejas de la mente humana.

Velas torcidas, segundo avance del nuevo Lp de Melancrónico, es un tema profundo, maduro, visceral y sincero. Una historia de superación de traumas pasados, rodado en blanco y negro casi en su totalidad, con imágenes que comulgan a la perfección con el expresionismo cinematográfico alemán de los años 30.

El vídeoclip ha sido dirigido por Roberto Lapeña y La Pestaña Chillona, autores también de “La Guapa de la Fiesta”, videoclip presentación del debut discográfico de Melancrónico“Estrangulario”, que obtuvo una sensacional acogida por crítica y público.

Sin duda, música e imagen van de la mano en este guiño al maestro Dzgavertov y su atemporal “El Hombre de la Cámara”, que desde luego conseguirá que el espectador haga suya la historia, viviéndola en sus propias carnes, con una clara reminiscencia a “Joey” de Concrete Blonde.

Las «Malas Tierras» de Johnny Burning

Nada nuevo, ni falta que hace, rock convencional, pero necesario. Aires nostálgicos y buen hacer. Suena tan viejo que resulta tierno, entrañable. Sí, ya sabemos que el rock and roll no debería haber acabado así, provocando ternura, aún así, nos alegra que este legendario personaje esté lo suficientemente en forma.

Johnny Burning estrenó el pasado 12 de Febrero el segundo single de su nuevo álbum “Hagámoslo”. Se trata del tema “Malas tierras”, canción que, desde los primeros compases, nos lleva la clásico sonido Burning de los años 80.

Una canción intimista y emotiva, con el sello castizo y vacilón que, desde sus inicios caracterizó a esta banda madrileña y que Johnny ha sabido conservar, pese a los vaivenes y sucesivos cambios de formación desde la marcha, primero de Toño Martín, y más tarde de Pepe Risi.

Tiene un enorme mérito haber sabido conservar la esencia de un grupo tan peculiar y personal durante tantos años y que en pleno 2021, con un Johnny maduro y las ideas claras, los sonidos retengan el sabor de una época inolvidable.

Perfecto para fans del rock clásico, el rock estatal 70’s/80’s y nostálgicos en general.