pop-rock español

ahora navegar por etiqueta

 
 

La Leyenda de Héroes del Silencio continua (cavilando sobre uno de mis grupos favoritos)

Vaya por delante que yo era un fan de poster y camiseta y que lo sigo siendo aunque con la moderación que te da la edad. Lo soy también, en menor grado, pero casi igual, de Bunbury y por todo esto no creo que sea demasiado objetivo.

De repente, como cada cierto tiempo, los tenemos de nuevo en la palestra con lanzamientos ligados a su obra: libros como «Héroes de Leyenda» de Antonio Cardiel , El documental de Netflix «Héroes, Silencio y Rock & Roll», con su correspondiente nuevo doble recopilatorio homónimo que no aporta nada y una notable presencia en los medios que nos recuerdan la historia de una de las bandas ibéricas más importantes del pop y el rock en español.

Héroes del Silencio fueron odiados y amados, supieron crearse un culto alrededor de seguidores que nos sumergimos en su mundo, un poco al modo de secta comandada por el club de fans Las Líneas del Kaos.

Desde ese pop-rock dramático de tintes oscuros, con muy posibles influencias de David Bowie, The Cure, Peter Murphy. o U2 hasta el rock contundente, casi de estadio, con algunas canciones de hard-rock incluidas, pasaron cuatro álbumes de estudio y otros tres directos en vida del grupo. Por el medio, en su evolución, rozaron el rock gótico y el post-punk, o así lo pensábamos (escuchad «El cuadro II»), y nos recordaron también a bandas como The Mission o The Cult. Merchandising de todo tipo, decenas de cd’s piratas con conciertos o primeras maquetas, el éxito en otros países como Alemania y las crónicas de sus giras por Europa y Ámérica fueron dando forma a la leyenda.

Su primer álbum: «El Mar no cesa»(1988) que algunos tildaron de blando, ya de entrada por ser Gustavo Montesano, componente de Olé Olé, su productor, no era, a mi modo de ver, nada meloso, ni melifluo. Tal vez podría ser, para algunos, empalagoso por la opulencia de la voz de Enrique, que algunos llegaron a comparar con Raphael, los recargados arpegios de Juan Valdivia o la nítida pomposidad de la producción. Todo el sonido, en general, era más suave de lo que ellos eran en directo. Con todo, canciones como «Mar adentro», «Flor venenosa, «Hace tiempo» o la insigne «Héroe de Leyenda», que les sirvió como presentación en un maxi-single el año anterior, gozan de un nivel de originalidad y me atrevería a decir que de calidad poco habitual en tierras ibéricas. Con el paso del tiempo, sus aparentes defectos se convirtieron en virtudes, como la imponente base rítmica de Pedro Andreu y Joaquín Cardiel.

«Senderos de Traición»(1990) fue su punto culminante, un álbum, prácticamente perfecto, oscuro, pero asequible, críptico, pero atractivo. La prensa se empeñaba en intentar calificarlo: rock siniestro, rock gótico, post-punk, rock mesiánico, rock baturro, rock de los Monegros… Contaron esta vez con Phill Manzanera, guitarrista de Roxy Music, que los grabó tal como sonaban en directo, siendo uno de los mayores aciertos de la producción. Personalmente acabé cogiéndole manía a «Entre dos tierras», sonaba tanto en cualquier parte que, durante mucho tiempo puse él álbum desde la canción dos. Dicha segunda canción era «Maldito duende» y aunque estuvo cerca de cansarme no fue así. El resto me gustan igual que el primer día, salvo «Despertar» que en una época se me hacía pesada. Mis preferidas, ahora y siempre, «La Carta», «Malas intenciones» y «Decadencia» , aunque el resto las disfruto casi igual. A día de hoy me he reconciliado con la primera canción y siento la misma devoción por el disco que cuando lo compré a finales de 1990.

El barroco álbum «El Espíritu del Vino»(1993) hacía honor a uno de los temas más emblemáticos del mismo. Siguiendo la cita de Willian Blake: «El camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría“ el disco inicia un cambio hacia diferentes direcciones que Manzanera intenta encaminar acabando en una obra difusa, recargada, extensa, pero que, a pequeñas dosis, funciona muy bien en la mayoría de los casos. La nuevas experiencias de los Héroes, como el viaje a la India, introducen nuevos instrumentos, pensamientos y puntos de vista distintos entre sus miembros. Aún así, el disco fue un éxito, realizando una «Gira del exceso», que se tomaron al pie de la letra, con la gran colaboración del guitarrista Alan Boguslavsky

En las canciones empiezan a introducir elementos del hard-rock setentero rozando el heavy en algunos momentos, pero también hay huecos para sonidos que nos recuerdan a su esencia como en «La sirena varada», «Tesoro» o la mayor parte de «La herida» exceptuando su adrenalínico final. Destaca como desenlace, el preciosismo de «La alacena», canción muy alejada del resto de su repertorio, con piano incluido, de la que oí y leí algunas críticas, pero que muchos agradecimos en su momento después de un álbum cargado de disparos en muchas direcciones.

En su cuarto y último álbum de estudio, «Avalancha»(1995), abandonan ya de forma casi total, su vertiente romántico-oscura convirtiéndose es una especie de dinosaurios del rock. No en vano dirige la producción de este trabajo, Bob Ezrin, responsable de producciones para, nada menos que, Alice Cooper, Kiss, Aerosmith o los mismísimos Pink Floyd.

Sin abandonar, especialmente Bunbury, su toque glamuroso, se embarcan en una mezcla de rock alternativo contemporáneo y hard rock setentero. Los riff de «Rueda Fortuna» o «Parasiempre» atestiguan esa cercanía al rock duro, al parecer más del gusto de Valdivia. Poco queda ya de los primeros héroes, de esa herencia, post-punk y algo siniestra, ni del rock gótico al que se acercaron y del que, al igual que muchas bandas del género nunca llegaron aceptar públicamente.

A pesar de todo sigue siendo un disco enorme, con canciones como «La chispa adecuada» «Deshacer el mundo» o «Iberia sumergida». Una de mis canciones preferidas y en la que yo noto más la presencia de productor de Pink Floyd es «La espuma de Venus» donde Juan se deja el alma y su guitarra trasmite un sentimiento sincero, muy lejos de los complejos arpegios atmosféricos y etéreos que le dieron a conocer, pero en consonancia con los mejores guitarristas de siempre.

Después de todo esto llego la debacle, su separación en 1996, nos dejó perplejos a muchos, aunque enseguida supimos que Enrique continuaba en solitario de forma casi inmediata, pero eso ya es otra historia.

Conociendo a… Jorge Navarro

El extremeño Jorge Navarro publicó hace poco su segundo trabajo, «El Temblor de las Quimeras», con aires de cantautor rockero de provincias que, la verdad, suena bastante bien.

Un par de trabajos solventes, el segundo con el apoyo de La Revolución Sonríe, una colaboración con Dani Flaco y el hecho de compartir escenario con Anni B. Sweet o Kiko Veneno, entre o otros, le avalan lo suficiente para prestarle atención. Os podemos adelantar que no defrauda, pero dejemos que el mismo nos cuente sus cosas:

CUESTIONARIO IBERIA POP

1 – ¿Cómo te presentarías para todo aquel que todavía no te conoce?

Soy profesor de guitarra clásica en el Conservatorio Profesional de Montijo y escribo canciones.

2 – ¿En qué formaciones o proyectos musicales has formado parte anteriormente?

No he tenido ningún otro proyecto anterior.

3 – ¿Cuales son tus influencias musicales, extramusicales o vitales?

Musicales de todo tipo, pero por actitud, letras y lo que me gusta transmitir me quedaría con Quique González, José Ignacio Lapido, Morgan y La Maravillosa Orquesta del Alcohol…

Me gusta mucho la poesía y la psicología positiva…y me quedaría con Alejandra Pizarnik y su verso » la alegría del naufragio» como concepto de tomar el fracaso como punto de partida y luchar por nuestros sueños y nuestras ideas. Casi todo en la vida es cuestión de actitud, la actitud y el trabajo multiplican el talento.

4 – ¿Cuál es tu Top de artistas, álbumes o canciones?

Quique González (Nadie podrá con nosotros), Morgan (Sargento de Hierro), Xoel López (Buenos Aires), Joaquín Sabina (Tan joven y tan viejo), César Pop (Ten paciencia conmigo), 091 (La canción del espantapájaros), Leiva (Vértigo), Carlos Chaouen (Semilla en la tierra).

Quique González – Salitre (Álbum), Silvio Rodríguez – Silvio (Álbum), Los Rodríguez – Palabras más palabras menos (Álbum), Lapido – De sombras y sueños (Álbum), Ismael Serrano – La memoria de los peces (Álbum)

5 – ¿Podrías decirnos una película o serie que te defina o con la que te sientas identificado y el porqué?

«La torre de Suso» (película)

*Ver las cosas desde arriba, con perspectiva…

6 – ¿Cómo definirías tu música?

Cancionista, folk-rock con letras en castellamo a las que se concede mucha importancia.

07 – ¿Cómo llegaste a la música y por qué sigues aún?

Desde pequeño hubo una guitarra en casa, empecé a ir a clase a los 6 años, de ahí al Conservatorio, terminé la carrera, soy profe, es mi trabajo, mi vida… y con las canciones suelto mis fantasmas y mis miedos, y me ahorro la consulta de la psicóloga… «alguna»…jeje…

08 – Háblanos de forma tan extensa como quieras de tu último trabajo.

En 2019 publiqué mi primer trabajo «La alegría del naufragio», con el que empecé a actuar en escenarios y ciudades, presentando mis canciones en tiendas FNAC de Donostia, Pamplona, Málaga… y a abrir como artista invitado los conciertos de Dani Flaco, Kiko Veneno o Rubén Pozo & Lichis

En 2020 ve la luz «El temblor de las quimeras» con cinco nuevas canciones. Un segundo trabajo grabado junto a mi banda, «La Revolución Sonríe», en los estudios Black Betty bajo la producción y dirección de José Nortes y con la colaboración de Dani Flaco en una de las canciones (La hora de los traficantes) que es un canto denuncia contra el abuso y el bulling.

Como resultado de este trabajo, por ejemplo, el 11 de abril de 2021 abro como artista invitado el concierto de Anni B. Sweet en el teatro Calderón de Madrid, sonando varias veces en Disco Grande de Radio3 para la ocasión.

09 – ¿En qué momento circunstancial o vital  te encuentras ahora mismo?

«Mientras vivas, sigue aprendiendo a vivir» Séneca

«Pueden porque creen que pueden» Virgilio

«No sé si soy feliz, pero esta noche estoy contenta» Sylvia Plath

10 – ¿Hay algo que quisieras expresar y no te hayamos preguntado? En tal caso, es el momento de decirlo.

GRACIAAAAAAAAAAS!!!!

Hablemos de Cenit mientras duerme el sol

Cenit es el nombre que han dado a la etapa en la que se encuentran, tras más de diez años haciendo música juntos en formatos dispares, con distintas formaciones y acompañados de diversos músicos. El taller que comparten para multiplicar las posibilidades creativas y de expresión que tienen por separado. También es un proceso de evolución personal a través de canciones que reflejan su visión conjunta de la vida, el amor, la amistad o el arte.

Aludes (2020) es el trabajo en el que están inmersos: un recopilatorio de cinco singles que comenzó a fraguarse a mediados de 2019, en colaboración con el productor Diego Gaitán. Grabado en Estudio El Pelícano con Jesús Chávez a los mandos, mezclado con Raúl Pérez en La Mina y masterizado por Miguel Ángel González en Blackbox Mastering.
Para el apartado artístico han contado con Ángela Guzmán como diseñadora del nuevo logo e identidad de la banda, y con la artista sevillana Olga Albillos para poner imagen y textura a cada una de las canciones.

Estas canciones cargadas de referencias autobiográficas hablan del miedo y la voluntad de crecer, madurar y cambiar.
De la búsqueda del Cenit en todas sus formas. Aunque compartan esencia, cada una de estas historias con banda sonora tienen entidad propia, y adopta una forma distinta de encarar el proceso, enfrentándose a ellos mismos, al miedo al fracaso, a las circunstancias, al tiempo o a la negación.

Hace pocas semana lanzaron el videoclip «Mientras duerme el sol»  y es el quinto y último single que Cenit estrena como parte de su trabajo «Aludes», cinco historias con banda sonora que el grupo sevillano comenzó a compartir justo hace un año, en marzo de 2020. Un monográfico sobre el miedo y las formas que tenemos de luchar contra el.
Durante esta etapa, y a pesar de la pandemia, la banda de rock alternativo ha querido poner especial atención al aspecto audiovisual de su música, acompañando cada single de una portada diferente y un videoclip propio.
Precediendo a «Mientras duerme el sol» se encuentran: «Al Rey«, «Cometas«, «La Estampida» y «Vértigo«.

«Mientras duerme el sol» está protagonizado por Juanma Gallego y Eloína Marcos, y dirigido por Juan Albarca, que ya se encargó de los dos clips anteriores de la banda. 

¡Y esto no se acaba aquí! «Mientras duerme el sol» no viene sólo, ya que el próximo 11 de mayo, como broche final a esta etapa de la banda, se publicará un EP que recopilará las cinco historias de «Aludes» junto con una versión inédita de una de ellas. Además se editará una versión física limitada en CD formato digipack, sólo accesible mediante precompra. Cenit ya ha habilitado un formulario de inscripción para los interesados:

https://list-manage.us4.list-manage.com/track/click?u=1d52e50d353318354e1602ba7&id=ce6a0fcf3b&e=7b727a76f2

Los valencianos, Fanáticos, presentan nuevo single

Han pasado 10 años desde que la banda valenciana FaNáticos, compusieran esta canción. Fue la canción que marcó un antes y un después en la formación.
A partir de esta canción supieron que lo suyo no era una coincidencia, ni siquiera el azar. Aunque se conocieran por un anuncio en internet. Hoy rinden homenaje a “Invisibles”.

“A veces, así nos sentimos” añade Luis, ni el momento social que vivimos, ni la ausencia de conciertos ha dejado que la banda siga creando contenidos para seguir sintiéndose vivos y creativos. Y por supuesto, devolviendo a su público la gratitud y devoción que por ellos tienen. Cada vez son más los fans que les siguen en las redes sociales y en los conciertos, y volver atrás para coger impulso un acto de fe que les honra. FaNáticos vuelven con una canción emblemática para ellos.

En una época de pandemia donde parece más fácil subir el Everest que mantener viva una banda de rock, estos valencianos siguen creando, siguen creyendo….

Trabajando en su cuarto álbum de estudio, Fanáticos abren paralelamente un ciclo de “conciertos” interpretando al más puro “studio in sesions” las canciones de “invisibles“, donde la banda interpreta como les gusta hacerlo, en directo y con la actitud que les caracteriza. Al son de : 1,2,3 y… Atrás queda ya “Una cançoneta y monanem “, lejos quedan los más de 60 conciertos por todo el territorio nacional que llevaron a su disco “invisibles “ a convertirse en un referente de la música hecha en València. Fanáticos de la música, fanáticos de la vida, de los sueños en furgoneta…. desconocidos que se convirtieron en compañeros del metal, en amigos, en familia. Estos valencianos siguen empeñados en hacer historia. Historia de sus vidas, de sus sueños. Dejar un recuerdo de lo que fueron, de lo que quisieron ser, de lo que son.

Bajo la mezcla de Manu Tomás(5 Gold Records, 1 Platinum Record) productor, mezclador e ingeniero ganador de premios Grammy con varios discos de platino cuyos créditos incluyen Revolver, Niña Pastori, Los Zigarros, Amaral, Presuntos Implicados, Sole Giménez, La Pulqueria y muchos otros. Ha ganado un premio Grammy Latino por mezclar a Niña Pastori ¨La Orilla de tu Pelo¨ y tiene 8 nominaciones al Grammy Latino, incluyendo Mejor Álbum de Ingeniería por Santiago Cruz ¨A Quien Corresponda¨. Y el videoclip, rodado en los Estudios Elefante de Valencia por la productora Nanuk Video, con Miguel Ángel Calvo. Y las fotografías de estudio de Valentina Gutiérrez.
 Pasen y vean, escuchen y sientan, porque lo esencial es invisible a los ojos.

¡Ara Fiore estrena el vídeo de «Ser Inerte»!

Tras anunciar los conciertos de ciudades como Salamanca, Valladolid o Sevilla, Ara Fiore nos sorprende al fin con el lanzamiento de su nuevo videoclip. «Ser Inerte» es la nueva joya de la corona de la artista cordobesa, con un vídeo lleno de detalles, de colores y mucho contraste.

El clip fue grabado por Carlos Lance con la colaboración de Tarara Films en distintas localizaciones de la provincia de Córdoba.

«Ser Inerte» es una historia de encuentro y de libertad, de dejar de ser inerte para bailar y descubrir. Es cerrar los ojos para dejarte llevar por el ritmo, es estar cantando en casa o bajo las luces de un escenario junto a la gente con la que de verdad quieres estar. «Ser Inerte» es todo menos inerte, porque es el adiós a lo que un día fuimos y la consecuente celebración de ello. Es el final de una etapa abriendo camino a todo lo bueno que llegará.