Tequila y Jaime Buenaventura: una noche de rock and roll en Barcelona

IMG_20181216_022759
Ayer sábado, 15 de diciembre, arrancó la tercera edición del Room Music Festival en la Sala Razzmatazz de Barcelona con un primer concierto a modo de avance de la programación de esta nueva edición del Festival a cargo del grupo Tequila. Junto a estos, actuó como telonero el joven músico y compositor de pop-rock madrileño Jaime Buenaventura que se presenta como un artista transgresor del que se pueden intuir influencias tan variadas como Pete Doherty, Iván Ferreiro, o Andrés Calamaro. Aunque a nosotros nos recordó bastante a Los Ronaldos sin llegar al carisma de Coque Malla.
Buenaventura apareció en escena queriendo arrasar, dándolo todo, como obligando al público a disfrutar de su presencia e invocando a los dioses del rock and roll con liturgias desfasadas que no le salieron del todo mal. La actitud en algunos momentos parecía impostada, incluso fuera de lugar, pero poco a poco fuimos cayendo a sus pies, a base de alegatos contra el reggaeton o artistas que abusan del Autotune, El repertorio, más que agradable, incluyendo algún que otro homenaje, funcionó muy bien. Jaime no es tan transgresor como dicen por ahí, más bien busca volver a los clásicos, pero tal y como esta el panorama musical es de agradecer el intento y las buenas canciones que tiene y tendrá para dar un poco de frescura rockera al horizonte ibérico que se nos presenta musicalmente en un futuro cercano. Su nuevo single “Discos rayados” nos da ese perfil de tipo actual con querencia al pasado para dibujar un futuro mejor. Posibilidades tiene, actitud también, veremos si el punto de maduración que le falta como artista avanza como esperamos y tenemos una nueva rockstar en Iberia que falta nos hace.
Tras el joven que invoca a los dioses del rock llegaron ellos. Tequila, infravalorados por algunos por canciones archiconocidas como “Salta” son también vitoreados por muchos por la nostalgia que nos produce y por el revulsivo que supusieron para todo lo que vino inmediatamente después de su aparición.
Empezar el concierto con “Rock and roll en la plaza del pueblo” es ir directamente al grano. Alejo Stivel, Ariel Rot, que brilló de una manera enorme, y el resto de la banda, repasaron la mayoría de sus clásicos con la solvencia que les da la experiencia y con momentos muy memorables como el reggae de “El Barco” o la bailable “Quiero Besarte”. Como era de esperar, aunque todo el concierto fue un subidón, Canciones como “Me vuelvo loco”, “Dime que me quieres” y, obviamente, “Salta”, hicieron levantar a la concurrencia hasta el límite del éxtasis colectivo.
Entre todo esto, algún momento de blues, un recuerdo a Moris por parte de Ariel, el single de Alejo en solitario “Yo fui un animal” y un vistoso y coreado guiño a Los Rodriguez y su megaéxito “Mucho mejor” que compuso el propio Ariel.
Buen sabor de boca la que nos dejan en esta gira del supuesto “Adiós Tequila” y una reflexión por nuestra parte: ¿a qué nivel cultural estamos llegando cuando una banda mítica e histórica como Tequila tiene que conformarse con una sala de capacidad media cuando deberían llenar un Palau Sant Jordi o, como mínimo su adjunto Sant Jordi Club? Tal vez la respuesta está en el viento: si Dylan lo dijo…
Share

Deja un comentario