post-punk

now browsing by tag

 
 

Pequeñas/grandes canciones que se pierden en el underground: “Nada que perder” Paralítikos

paralitikos-predestinados-cd

Hace unas semanas estuvimos en el concierto que Paralítikos, una banda que lleva rodando varias décadas en el underground ibérico, ofreció en la sala Lennon’s (aka Demonix) de L’Hospitalet (BCN). No habíamos escuchado las canciones de su último álbum “Predestinados”, pero pudimos ver en directo (aunque el sonido de las bases no era el más apropiado, especialmente el de las baterías), que la banda, ahora ya dúo, estaba en plena forma y tenía cosas que decir sobre su universo after-punk, death-rock o como se le quiera llamar a la movida siniestra de toda la vida, fundida más tarde con la gótica o el dark, como una sola cosa. En Iberia este tipo de grupos han quedado relegados a las catacumbas, tal vez porque la sombra de Parálisis Permanente sea muy alargada o por lo de siempre, el público aborregado, los medios que no apuestan… un discurso sin fin, pero certero.

La canción que nos trae aquí “Nada que perder”, nos habla de los viejos tiempos “cuando el punk sonaba en todos los barrios”,  de personas que ya lo dieron todo y, aún así, brindan por lo poco o mucho que consiguieron. Tiene un punto nostálgico importante y evoca tiempos de lucha, de juventud perdida. Entra enseguida, a pesar de ser un género tan anti-comercial. Seguramente nos recuerde a otras y esa es la razón por lo que nos pareció especial desde el primer momento.

Os dejamos la letra y la canción para que la disfrutéis.

NADA QUE PERDER

Las causas sin dueño
me cuentan leyendas
cuando el punk sonaba en casi todos los barrios.
Esperan verlo muerto,
pagarían por ello,
quizás les recuerda algo que les advirtieron.

Dónde están aquellos que
saltaron sin mirar atrás…
Nadie les someterá…

Por lo que siempre fueron
en los malos momentos,
porque nunca tuvieron nada que perder….

Así eran las calles,
zonas residuales.
Tirachinas tensos contra los antidisturbios.

Cuántas veces acabé
contra la pared
intentándote avisar…

Por lo que siempre fuimos,
en ocasiones perros,
porque somos aquellos que siempre acaban mal…
Por lo que no creímos,
por lo que no tragamos,
por aquello que nunca nos faltará.

Y brindaremos
por los ausentes
en la trinchera
AntiSistema!

Por lo que siempre fuimos,
en ocasiones perros,
por aquello que nunca nos faltará.

Por lo que no creímos,
por lo que no perdimos….
porque somos aquellos que siempre acaban mal.

Por los que resistimos…
con los que nos reímos JA JA JA JA
porque nunca tuvimos nada que perder…

Share

La Broma Negra siguen en su universo épico

La Broma Negra

Hace unos meses, la veterana banda, La Broma Negra, publicó el álbum “Amigos, temo que ya no estemos en la tierra”. Un nuevo disco que sigue con su particular visión de las cosas, con la religión, el sexo, su mitomanía, los héroes malditos, las brujas… con fantásticas canciones tan, sumamente inquietantes como,“Franco tenía un polvo”.

Consiguen hacer que las cosas cotidianas acaben en un ensueño ambivalente, a veces confuso, otras entrañable. Una vez más: oscuros, sintéticos, poéticos, dramáticos y épicos. Musicalmente siguen el camino de los últimos trabajos y siguen con sus letras particulares, con la omnipresente voz de Carlos Caballero y las guitarras solventes de Alejandro Gómez.

Mención especial para “La enfermedad del beso”, aunque todas las canciones se sostienen por si mismas, si eres capaz de entrar en su mundo. Tal vez tengan razón y, a tenor de los últimos tiempos, ya no estemos en la La Tierra.

 

“…Los días pasan tan despacio. Tan rápido los años, en cambio…”

El próximo sábado 18 de junio La Broma Negra en Madrid

 Sala Siroco, calle San Dimas, 3. Metro Noviciado.

22:00h. Entrada 5 €

Share

Los Pasajeros en “Días Extraños”

pasajeros

El tecnopop, con tintes de oscuridad y guitarras distorsionadas, de esta banda andaluza, puede recordarnos a algunas otras, que tuvieron cierto éxito en los 90, como Santuario o Niños del Brasil, pero a nosotros  nos recuerdan sobre todo a, los injustamente olvidados, Luxury Beat, una de las formaciones que, al igual que la que nos ocupa, mantenía elegancia y oscuridad en medio de comerciales melifluos que pretendían seguir la estela de los OBK menos oscuros.

Los Pasajeros nacen de la unión de los músicos sevillanos Víctor M Pacheco (Voz, guitarras y teclados) y Jose Apolo (Teclados).

La trayectoria de Víctor M pasa por las bandas de tendencia electrónica como Proyecto Moda, Betania, DAI o Conmutadores con los que consiguió su madurez artística  y la publicación de varios álbumes. (inolvidable el, ya clásico tema, “I want to see”)

Jose Apolo viene más bien del rock y de bandas dark que de bandas electrónicas, su aportación como teclista en las bandas Estación de Tránsito o los siniestros La Saga y Los Nervios, marcaron su trayectoria artística antes de que ésta girase claramente hacia los sonidos más electrónicos con diferentes remixes para varios artistas.

Destacan en este debut la canción que da título al álbum, “Días extraños” y las tres siguientes. La alternativa “Fancy Food” y la solvente: ”El deseo eterno”.

Otra banda de tecnopop con personalidad que no deberíamos dejar pasar.

El disco puede adquirirse en formato físico a través de su pagina de Facebook, el blog de la banda lospasajerosmusic.blogspot.com.es y también, de forma digital, en el Bandcamp de la misma lospasajerosmusic.bandcamp.com/releases

 

“…Y dices que sueñe con sueños ungidos…”

Share

Ada Van en el Ebrofest

Ada-Van-Ep-Portada-e1426635792861 1&1 Internet ES

Mañana sábado, 5 de marzo, la banda barcelonesa, Ada Van, estarán en concierto en el festival de Miranda de Ebro, Ebrofest; compartiendo cartel con Triangulo Bizarro, Rural Zombies o Amatria entre otros.

Con un EP homónimo y nacidos en Sants (Barcelona), Ada Van dicen que nunca han sabido quién es su padre: Joy Division, Nacho Vegas, Pulp o un trío imposible entre los hermanos Auserón y Claudia Cardinale. Desde la canción pop más evidente al rechazo categórico a cualquier estribillo. Las canciones parecen salir de la miseria para evangelizar con una esperanza oculta las orejas más inauditas.

Estamos bastante de acuerdo con esta definición, también con esa referencia a los Auserón, entendemos en la parte más densa de Radio Futura, aquellos arreglos barrocos del memorable “De un país en llamas”.

En cualquier caso y de momento no tienen desperdicio, ese punto oscuro, a veces apocalíptico, se echa de menos en la actualidad y ellos mantienen el tipo.

Lo mantendrán seguro en el concierto de mañana.

Share

Fangoria y sus “Canciones para robots románticos” a la venta desde hoy

Fangoria-Canciones-para-robots-románticos-portada-disco

De nuevo Alaska y Nacho Canut estrenando álbum. “Canciones para robots románticos” gustará a los fans y no debería molestar al resto, bastante correcto, a nuestro entender, para bien y para mal. Un disco que no va a sorprender demasiado, a pesar de la extraña pareja que coincide en la producción: Guille Milkyway, alma máter de La Casa Azul, y Jon Klein, guitarrista de Specimen o Siouxsie & The Banshees, entre otros.

La grata sorpresa, la encontramos esta vez, con la canción “Disco Sally”: dicha canción nos cuenta el desenlace de Sally Lippman, la célebre anciana que, quedándose viuda, vivió sus últimos años como una juerga constante en la mítica discoteca Studio 54 de Nueva York, donde encontró la muerte en la mismísima pista de baile.

Decimos sorpresa porque esperábamos una canción mucho más alegre, bailable y frívola y sin embargo resulta deliciosamente melancólica, una canción redonda, probablemente de lo mejor del disco a la primera escucha. El resto, aunque es de fácil digestión, hay que digerirlo con más tiempo, a excepción de las producciones “azuladas”.

Hay que destacar la elegancia de “Iluminados” y  ”Voluntad de resistir”, el halo de oscuridad en“La procesión va por dentro“, la deseada guitarra de “Larga vida y prosperidad”, la letra de “La nostalgia es una droga” o el magnífico “Delirio de un androide cardado” con esos coros bajos, casi fantasmales.

Criticar por criticar, podríamos decir que falta más presencia en las guitarras y sobra un poco de bacalao. Con todo, el álbum esta a la altura de lo esperado y, aunque el correcto single “Geometría polisentimental” destaca, más que nada, por su comercialidad, estamos seguros que algunas canciones se convertirán en clásicos. Tiempo al tiempo.

Referencias casuales (nadie sabía, obviamente, lo que iba a pasar cuando se grabó) a David Bowie más que nunca, con guiños explícitos a “Fashion”, “All the dudes” y al “Satellite of love” de Lou Reed, donde también participaba Bowie.

El diseño gráfico es, como tantas veces, de Juan Gatti, que en la carpeta interior ha intentado, con acierto, inspirarse en el estilo visual de Hipgnosis (colectivo de diseñadores gráficos, famosos por sus trabajos para grandes bandas del rock setentero como Pink Floyd o Led Zeppelin). La imagen de portada muestra una otoñal escena típica familiar americana de los sesenta, pero con un aspecto bastante deshumanizado. Una imagen de robots románticos.

Las letras de Nacho y Alaska siguen es su mundo habitual y paralelo, con sus eternas ambivalencias que acabarán atrapándonos una vez más sin poder evitarlo.

No olvidéis la “Fiesta en el infierno”.

 

“…alguien contó, que en Nueva York, Disco Sally ha dejado de bailar…”

 

 

 

Share