Electrónica

now browsing by tag

 
 

Betakam presenta “Dance Gótico”

betakam-_4758267542510874779_n

“Dance Gótico”, es el primer single oficial de Betakam. Un tema en el que se mezclan algo de las raíces oaxaqueñas, con un ambiente místico y esotérico, que crece hasta convertirse en un tremendo baile gótico con dos insignes sintetizadores: el legendario YamahaDX9  y el emblemático Tritón.

Este y otros temas que se estrenarán pronto, son producto de un trabajo que ha venido desarrollando desde hace un año y medio. Los ha probado en algunos shows en vivo; experiencias que le han ayudado a purificar aún más las canciones y permitir que su esencia prevalezca.

Un verdadero experimento electrónico que no deja indiferente tanto por su originalidad como su arriesgado resultado final.

Disponible en todas las tiendas en linea.

 

Share

El dúo Presumido cumplen su “Vendetta”

american-gothic11

Dicen que los gallegos, Presumido,  son un puente entre la música electrónica del pasado y la del presente. Un proyecto de synth pop 2.0 formado por Tarci Ávila y Nacho Dafonte, cuya propuesta, es llegar a esos territorios musicales en los que el pop en castellano, en su vertiente más electrónica, jamás se ha metido.

En fin… en Iberia Pop, hemos hablado de muchos grupos afines al tecnopop (nos gusta llamarlo así) y derivados: Neoforic, After The Rain, Síbaris, Polyester 8, Los Pasajeros, Ratio, Destino Plutón, Insight, Telekon… Esos grupos que están en el limbo, entre un mainstream que los ignora,  el movimiento indie que parece no acabar de entenderlos o el minoritario territorio dark/goth que los rechaza si suenan mínimamente pop y, especialmente, si cantan en castellano. En este caso, parece ser que el sonido es lo bastante alternativo para entrar por el camino del indie más electrónico, pero con vistas de saltar a una multinacional, dada la accesibilidad de algunas de sus canciones ¿contradictorio? no tanto…

Entre sus influencias hablan de, obviamente, Kraftwerk y Depeche Mode como referencias al pasado “clásico”. A los de Basildon no los vemos demasiado en este disco, a no ser que quieran referirse a álbumes de este siglo como “Exciter” o “Songs of the universe”. También nos hablan de cosas más “contemporáneas” como M83, Moderat, Daft Punk y artistas tales como Bjork o Telefon TelAviv…

¿El resultado? más que notable. “Vendetta” es un álbum que funciona como concepto y como canciones separadas. Nos parecen excitantes, canciones de pop bailable como “Necrotú y yo” y sobre todo la tremenda “Animal collective”. Las atmósferas creadas en temas excelentes como: “Autismo contigo”, “Ahógate” o “D.E.P.” son de lo mejor del disco. El ruido también existe y en “El naufragio de la Girona” se nota esa influencia de Aphex Twin, de la que hacen gala.

En algunas ráfagas nos ha parecido percibir ciertos detalles a lo Pet Shop Boys. Inexplicablemente nadie habla de ello que nosotros sepamos. En cualquier caso, es un disco atractivo, con cierta y refrescante novedad, aunque lo del synthpop 2.0. para los amantes del género desde, casi sus albores, nos perturba un poco.

Share

Telekon publica un segundo single adelanto de su inminente álbum

telekon-57_4112653828024563383_n

Hoy, día 11 de Febrero se publica el segundo single de Telekon “Lost for the First Time” incluyendo remezclas de WANT/ed, Telegraph, Reflection y DIEDDRO.
El single de “Lost for the first time” esta  disponible en DESCARGA GRATUITA a través de Bandcamp.

Los mediterráneos Telekon, son una nueva propuesta musical que une las fuerzas del valenciano Juan Grande (Techni-ka) y el barcelonés Raúl Muñoz-Torrero (Insight). En breve tendremos su primer álbum. Su anterior primer single “In the darkness”  lo puedes escuchar y descargar también en su Bandcamp.

Electrónica elegante, heredando la tradición del synthpop con reminiscencias de dark wave. Un proyecto recomendable, como era de esperar.

Share

El Galimatías Emocional de Neoforic

Neoforic - Galimatias emocional 1&1 Internet ES

Todos y todas tenemos un gran “Galimatías Emocional” dentro; algo muy complicado de clasificar, desenredar, clarificar… cosas difíciles de comprender, ideas confusas. Neoforic lo intenta con éxito en su álbum debut y nos trae un puñado de canciones que, al margen de lo que digan los textos, dan lo que se dice, “buen rollo”, en el sentido exacto de la expresión. Además, invitan al baile en la mayoría de los casos y las letras son totalmente dignas ¿qué más se puede pedir?

Esta explicación, que parece definir a un producto mainstream, es para dos tipos:Toni García y Paco Quintana, que podrían ser unos Pet Shop Boys ibéricos, si la industria y los medios más mayoritarios, incluso los especializados, se percataran de que estilos como el techno pop, no es cosa del pasado y que están tan presentes como siempre, aunque sea en círculos minoritarios conocidos a través de las redes sociales.

El dúo ha tardado largo tiempo en realizar este, más que notable trabajo, que es el colmo del homenaje. Samples o guiños a Alaska y Los Pegamoides, 2 Unlimited, Ofra Haza o Blondie entre otros. Estilísticamente podrían recordar a Fangoria o incluso a La Prohibida más sofisticada, pero van mucho más allá. Su música es deliciosamente artificial y sin complejo alguno, el sonido limpio y cuidado. La producción, a veces excesiva, pero tememos que es algo que no pueden remediar y en su caso, no altera para mal el producto.

Las electrónicas canciones contienen ese espíritu irremediablemente pop, con toques que nos llevan a la música de baile de los 90, pero también a la de la segunda mitad de los 80, con el fantasma de Stock, Aitken & Waterman sobrevolando gran parte del álbum.

“No hay más leña que la que arde” es la tarjeta de presentación que abre con la inspiración recibida del “Bailando” pegamoide para seguir con un tema, marca de la casa, que resume mucho de lo que son y que tiene un estribillo adhesivo. Otras cosas que podemos destacar son las colaboraciones de Albert Isasi de Síbaris en “Doscientas mil cuarenta noticias”, la de Julio Granados de Noche Futura en “Tacto eléctrico” o la de Israel Pedroza en la cadenciosa “Seres Pares”. Dos remixes de Jaime Neosynth, uno para el primer single y otro para una de las mejores del disco: “La verdad es la verdad”. Añaden también un remix de cosecha propia de la canción que grabaron para un recopilatorio homenaje a la trayectoria de , precisamente, Neosynth; “Un lugar para ti”.

Algunos temas como “Patea mi corazón”, pueden costar más de entrar a la primera escucha, pero recomendamos darles otra oportunidad a todas las del álbum, desde su momento más brillante hasta el más oscuro.

En conclusión: un disco ameno, vivo, que no te dejará indiferente, sobre todo si aceptas con normalidad la elección de los samples, lo pasional de sus palabras y lo imperecedero del mensaje.

Del blanco y negro a la oscuridad, de la oscuridad al mundo multicolor de Neoforic.

No se lo pierdan!

Share

Fangoria y sus “Canciones para robots románticos” a la venta desde hoy

Fangoria-Canciones-para-robots-románticos-portada-disco

De nuevo Alaska y Nacho Canut estrenando álbum. “Canciones para robots románticos” gustará a los fans y no debería molestar al resto, bastante correcto, a nuestro entender, para bien y para mal. Un disco que no va a sorprender demasiado, a pesar de la extraña pareja que coincide en la producción: Guille Milkyway, alma máter de La Casa Azul, y Jon Klein, guitarrista de Specimen o Siouxsie & The Banshees, entre otros.

La grata sorpresa, la encontramos esta vez, con la canción “Disco Sally”: dicha canción nos cuenta el desenlace de Sally Lippman, la célebre anciana que, quedándose viuda, vivió sus últimos años como una juerga constante en la mítica discoteca Studio 54 de Nueva York, donde encontró la muerte en la mismísima pista de baile.

Decimos sorpresa porque esperábamos una canción mucho más alegre, bailable y frívola y sin embargo resulta deliciosamente melancólica, una canción redonda, probablemente de lo mejor del disco a la primera escucha. El resto, aunque es de fácil digestión, hay que digerirlo con más tiempo, a excepción de las producciones “azuladas”.

Hay que destacar la elegancia de “Iluminados” y  ”Voluntad de resistir”, el halo de oscuridad en“La procesión va por dentro“, la deseada guitarra de “Larga vida y prosperidad”, la letra de “La nostalgia es una droga” o el magnífico “Delirio de un androide cardado” con esos coros bajos, casi fantasmales.

Criticar por criticar, podríamos decir que falta más presencia en las guitarras y sobra un poco de bacalao. Con todo, el álbum esta a la altura de lo esperado y, aunque el correcto single “Geometría polisentimental” destaca, más que nada, por su comercialidad, estamos seguros que algunas canciones se convertirán en clásicos. Tiempo al tiempo.

Referencias casuales (nadie sabía, obviamente, lo que iba a pasar cuando se grabó) a David Bowie más que nunca, con guiños explícitos a “Fashion”, “All the dudes” y al “Satellite of love” de Lou Reed, donde también participaba Bowie.

El diseño gráfico es, como tantas veces, de Juan Gatti, que en la carpeta interior ha intentado, con acierto, inspirarse en el estilo visual de Hipgnosis (colectivo de diseñadores gráficos, famosos por sus trabajos para grandes bandas del rock setentero como Pink Floyd o Led Zeppelin). La imagen de portada muestra una otoñal escena típica familiar americana de los sesenta, pero con un aspecto bastante deshumanizado. Una imagen de robots románticos.

Las letras de Nacho y Alaska siguen es su mundo habitual y paralelo, con sus eternas ambivalencias que acabarán atrapándonos una vez más sin poder evitarlo.

No olvidéis la “Fiesta en el infierno”.

 

“…alguien contó, que en Nueva York, Disco Sally ha dejado de bailar…”

 

 

 

Share