e

now browsing by tag

 
 

El Galimatías Emocional de Neoforic

Neoforic - Galimatias emocional

Todos y todas tenemos un gran “Galimatías Emocional” dentro; algo muy complicado de clasificar, desenredar, clarificar… cosas difíciles de comprender, ideas confusas. Neoforic lo intenta con éxito en su álbum debut y nos trae un puñado de canciones que, al margen de lo que digan los textos, dan lo que se dice, “buen rollo”, en el sentido exacto de la expresión. Además, invitan al baile en la mayoría de los casos y las letras son totalmente dignas ¿qué más se puede pedir?

Esta explicación, que parece definir a un producto mainstream, es para dos tipos:Toni García y Paco Quintana, que podrían ser unos Pet Shop Boys ibéricos, si la industria y los medios más mayoritarios, incluso los especializados, se percataran de que estilos como el techno pop, no es cosa del pasado y que están tan presentes como siempre, aunque sea en círculos minoritarios conocidos a través de las redes sociales.

El dúo ha tardado largo tiempo en realizar este, más que notable trabajo, que es el colmo del homenaje. Samples o guiños a Alaska y Los Pegamoides, 2 Unlimited, Ofra Haza o Blondie entre otros. Estilísticamente podrían recordar a Fangoria o incluso a La Prohibida más sofisticada, pero van mucho más allá. Su música es deliciosamente artificial y sin complejo alguno, el sonido limpio y cuidado. La producción, a veces excesiva, pero tememos que es algo que no pueden remediar y en su caso, no altera para mal el producto.

Las electrónicas canciones contienen ese espíritu irremediablemente pop, con toques que nos llevan a la música de baile de los 90, pero también a la de la segunda mitad de los 80, con el fantasma de Stock, Aitken & Waterman sobrevolando gran parte del álbum.

“No hay más leña que la que arde” es la tarjeta de presentación que abre con la inspiración recibida del “Bailando” pegamoide para seguir con un tema, marca de la casa, que resume mucho de lo que son y que tiene un estribillo adhesivo. Otras cosas que podemos destacar son las colaboraciones de Albert Isasi de Síbaris en “Doscientas mil cuarenta noticias”, la de Julio Granados de Noche Futura en “Tacto eléctrico” o la de Israel Pedroza en la cadenciosa “Seres Pares”. Dos remixes de Jaime Neosynth, uno para el primer single y otro para una de las mejores del disco: “La verdad es la verdad”. Añaden también un remix de cosecha propia de la canción que grabaron para un recopilatorio homenaje a la trayectoria de , precisamente, Neosynth; “Un lugar para ti”.

Algunos temas como “Patea mi corazón”, pueden costar más de entrar a la primera escucha, pero recomendamos darles otra oportunidad a todas las del álbum, desde su momento más brillante hasta el más oscuro.

En conclusión: un disco ameno, vivo, que no te dejará indiferente, sobre todo si aceptas con normalidad la elección de los samples, lo pasional de sus palabras y lo imperecedero del mensaje.

Del blanco y negro a la oscuridad, de la oscuridad al mundo multicolor de Neoforic.

No se lo pierdan!

Share