Gasca nos trae su segundo álbum, “Suerte”, más de once años después de su debut

Gasca - Suerte

Después de leer lo que, alguien como Miqui Puig, ha escrito sobre ellos, se te quitan las ganas de hacer la burda y cotidiana reseña, la valoración eficaz, la torpe escucha de erudito a medias. Y te pones pseudopoeta, trascendente, intenso… sólo para admitir, sencillamente, que su disco, te ha gustado.

“Suerte”, publicado por el sello barcelonés, Discos de Paseo, puede que nos llegue tardío, más de once años han tardado Gasca para publicar su segundo trabajo, pero aun a riesgo de soltar un tópico, hay que decir, que la espera mereció la pena.

Once canciones pop, con reminiscencias del post-punk más dulce y sintetizadores con sabor a ochentas. Excelentes y cálidas guitarras las de Oscar y sorprendente la profunda voz de Carlos, bajándola hasta el límite de la desafinación en canciones como “Esperando un milagro”. Una agradable atmósfera, como de buen tiempo mirando a un horizonte esperanzador, un disco relajado animado con canciones como “Castilla”, “Desaparecer” y su videosingle “Verano del 95″.

Todo transcurre en calma hasta que llega el numero final, “Eres tan así”, una corta canción que recuerda al noise de los primeros noventa, pues de noventas, también hay en este disco. Y si su debut “Telescopio” podía recordar a los idolatrados Family en las partes más electrónicas, “Suerte” nos trae esbozos de Décima Víctima en su lado más sombrío y melancólico.

Producidos por David Rodriguez (La Estrella de David, La Bien Querida, Beef…) y con colaboraciones de Gabriel Herrero, Axel Pi (Sidonie), La Bien Querida y Suzette, entre otros, Gasca regresan tranquilos por la puerta de atrás, con cierta madurez, aunque no lo reconozcan y sin demasiado ruido, pero con las pilas cargadas.

De nuevo, la periferia barcelonesa, en este caso Sant Feliu de Llobregat, comparte con el mundo algunos de sus notables músicos. Una pequeña ciudad de extrarradio que genera gran cantidad de bandas, lástima que muchos de sus conciudadanos y entidades aún no se hayan dado cuenta.

Share

Deja un comentario