Catástrofe Club: Una experiencia extrasensorial

Galletas-1953_2

 

Ver en directo a Catástrofe Club es algo perturbador, hace unas semanas y sin saber apenas lo que nos íbamos a encontrar, acabamos en uno de sus conciertos. El resultado: fascinación absoluta. Su forma de actuar, de intentar comunicar con el público, algunos aborregados, otros alucinando, se nos quedará para siempre en nuestra retina.

El álbum titulado “Galletas” es el parque de atracciones de su mente, su particular trinchera dentro de un mundo sin revoluciones. Así lo definen David Molina y Josep Maria Herrera, los miembros del inclasificable proyecto que tiene, como primer resultado, este trabajo editado a través de Molusco Discos.

Sus dos componentes, autores y productores realizaron una grabación casera, pero de una producción profesional envidiable. Grabado en su propio ‘home-studio’ de Les Franqueses del Vallès (Barcelona), exceptuando voces y guitarras acústicas, grabadas en el estudio CUB (Roca Umbert), situado en Granollers (Barcelona). Los procesos de mezclas y masterización se hicieron en Music Lan de Avinyonet de Puigventós (Girona).

Catástrofe Club nos traen once canciones con enormes dosis de crítica y sarcasmo. Aquí el Indie-pop electrónico se une a sonidos y formas del punk(especialmente en su espíritu), synthpop, ruidismo industrial y cierta atmósfera densa y post-punk.

Exponen una visión de la sociedad dormida ante la injusticia, relajada, sin luchar por derechos comunes y dándole un toque de lacónica poesía. Como en el aparente sosiego de la canción que da título a la obra:“Galletas”, el discurso contundente de “El Accionista” o la definitiva e incitante “Start”. Un álbum imprescindible surgido de una crisis global que alguien quiso provocar.

El mayor accionista de la mayor corporación esta esperando la revolución y tu…

¿Que haces ahí tomando el sol?

Share

Deja un comentario