Archives

ahora navegar por autor

 

El triunfo de Hasél

Me encantaría hablar de producciones discográficas, de giras y conciertos, me encantaría hablar de música sin más, pero a veces la realidad se impone.

El rapero Pablo Hasél ingresó en prisión condenado por delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y, ya de paso, a las instituciones del estado. Parece una noticia de un pasado que intentamos olvidar, pero no, es el año 2021 y está pasando ahora.

Las protestas en las calles se suceden, los agentes de distinto signo político opinan, casi siempre de forma torpe, los periodistas informan subjetivamente y los mortales caminamos por un mundo que ya no sabemos si es nuestro o de unos cuantos. Esos que nos mantienen girando a su alrededor como satélites de un planeta enfermo, no ya de Covid-19 a causa de esta brutal pandemia, si no de un cutrerío retrógrado y egoísta incapaz de tener el menor destello autocrítico.

El arte en cualquiera de sus formas siempre es un reflejo de la realidad. Sí, a veces también un ensueño del autor o un delirio de su imaginación, pero hasta la obra más abstracta o surrealista tiene origen en el mundo real. ¿Acaso no son los dulces sueños o las pesadillas una manifestación mental, muchas veces distorsionada, de dicha realidad?

El arte debe ser totalmente libre como forma de expresión. Cualquier tipo de reivindicación, social, de género o identidad sexual, por poner algún ejemplo, no debería ser necesaria, pero ciertamente lo es. Pocas cosas están tan ligadas al quehacer artístico que la vapuleada libertad de expresión. Si el artista no puede expresar de forma libre lo que intenta transmitir, por encima de ideologías, dogmas o credos, el arte, en si mismo, pierde toda su esencia y sentido.

Después, una vez expuesta dicha obra, entra el derecho que tenemos todos a seguirla, compartirla, disfrutarla o todo lo contrario. En este derecho estará el de los medios de difusión, especialmente privados, a vetar o no al artista según su criterio de igual forma que nosotros mismos somos seguidores de unos u otros.

No me veo capacitado para declarar legal o jurídicamente hasta que punto una creación artística puede ofender a un individuo o colectivo, pero en cualquier caso es una condena desmesurada, la pena de nueve meses de cárcel tan solo por unas palabras, que con razón o sin ella, no son más que la libre exteriorización de un creador.

Desde luego si pretendían acallar el mensaje de un rapero, en absoluto de audiencia mayoritaria, han conseguido todo lo contrario. El ahora cautivo, Pablo Hasél es conocido en todo el estado y sus palabras han trascendido notablemente.

Tal vez se pretendía un castigo ejemplar para proteger instituciones, que muchos creen caducas o simplemente se ha aplicado una ley que ya no debería existir, pero si el indulto no llega y no se modifica dicha ley, la imagen ante el mundo va a ser deplorable.

No soy nada afín a los modos y maneras de Hasél ni al comportamiento de algunos manifestantes. No es el hip hop el género que más controlo y no por ello voy a decir que no me gusta este estilo musical que ha ofrecido cosas muy interesantes porque mentiría, ni me voy alegrar de una condena a un artista, que no es de mi agrado, por los motivos que ha sido juzgado, porque me parecen injustos.

Esperemos que todas y todos aprendamos algo de todo esto, especialmente quienes legislan, ejecutan y juzgan.

Share

Delta Delta y el 17

Poco o nada se sabe de los misteriosos Delta Delta. En un tiempo pre-pandémico, los detectamos publicando unas demos y alguna que otra canción sorprendente en YouTube como «Espiral».

La joven banda de Sant Feliu de Llobregat (BCN), liderada por Dani Díez, navega sobre aguas donde se cruzan restos del post-punk y el dark pop mezclados con un dream pop envolvente y un shoegaze hipnótico. Si a esto le añadimos toques del pop català intimista, más algo de indie hispano, y le damos un aire sombrío con aparente encanto naíf, podemos ubicarnos, tal vez, ante esta personalísima propuesta llena brisas evocadoras.

No hace mucho publicaron este EP titulado «17» con cuatro canciones de letras totalmente acordes a su sonoridad. Unos textos dignos de seguir mientras te dejas atrapar por la atmósfera musical que te invade fácilmente sin necesidad de esforzarte por escuchar, la más que notable, instrumentación que te lleva a su particular espacio inexorablemente.

No podemos más que recomendar este trabajo y esperar que en un futuro cercano el proyecto crezca y nos siga deleitando.

Una banda muy a la contra de lo que viene haciendo su generación y que tal vez guste más a sus mayores que a sus coetáneos. A muchos supervivientes de la Generación X nos encantará seguir disfrutándolos.

Share

La Protesta de Sergio o la evolución de un inquieto errante

Sergio Hernández pronto cumplirá 29 años y ya tiene una larga trayectoria dentro del rock urbano, el de siempre, el que suena a barrio y verdad, el que no se vende por dinero y mantiene su creatividad e integridad por encima del negocio musical que ignora, en estos momentos más que nunca, propuestas como las suyas por considerarlas cosas del pasado o poco vendibles.

La Protesta de Sergio es su expresión más personal. Con su experiencia en bandas como A Bote Pronto, Degeneraos o Grado 7, ha evolucionado desde unos inicios muy adolescentes cercanos al punk hasta un rock mucho más adulto con influencias del rock más callejero, pero también de aspectos más elaborados como ciertas bandas de rock progresivo, incluso hard-rockeras o metaleras.

Debe empezar a sentirse un extraño en su generación, un hombre joven, que se acerca a la treintena y que no comulga con las modas impuestas e instrumentalizadas por el sistema que intenta introducirle una y otra vez dentro del rebaño e integrarlo definitivamente en esa sociedad adulta carente de aspiraciones personales más allá de lo que dicha sociedad convencional impone.

Sergio empieza a madurar irremediablemente y en esta carta de presentación que es «Mundo cruel» da buena cuenta de sus emociones. Ya tiene pasado y ha perdido, como todos, muchas cosas por el camino, sobre todo esas personas que marcaron tu infancia y que, en cierto modo, siempre nos acompañan. Él tiene la suerte de desahogar esos sentimientos a través de melodías que salen desde lo más profundo de su ser y nosotros podemos disfrutarle en un buen momento creativo.

Esperamos que, al margen de eso tan relativo que llaman éxito, el futuro nos traiga trabajos en forma discográfica de este músico singular que tiene muchas cosas que decir. Nosotros esperamos expectantes.

Dale al play

Share

VictoreMe: El Proceso, El Tiempo y La Paciencia

1&1 Internet ES

Con cierta querencia al vaporwave y al synthwave, VictoreMe, veterano ya de la escena sintética con otras bandas como DAI o Conmutadores, ha parido un disco totalmente repleto de atmósferas envolventes, sugerentes y hasta evocadoras en algunos momentos.

Desde su synthpop con influencias de bandas, que por su obviedad no vamos a nombrar, nos muestra cierta calma en unos momentos en los que estamos un tanto hastiados para pensar en los procesos que llevan tiempo y paciencia.

Como si de una comunión cósmica se tratara nos lleva a lugares que se nos antojan lejanos, pero que tal vez estén justo a nuestro lado e incluso dentro de nosotros mismos.

Todo lo etéreo de la propuesta nos deja pequeñas muestras orgánicas con la calidez de su voz en canciones como «El 17 de Noviembre» o «La Luz». «Polvo de estrellas» cumple el objetivo de ser una buena carta de presentación y los bonus track: una acertada revisión de «Ya viene el sol» de Mecano más una vaporosa versión del «Aire Soy» de Bosé nos cierran un álbum absolutamente coherente con el propósito que se deduce.

Una forma agradablemente inefable de comenzar un año que nos empeñamos en que sea esperanzador. El proceso, el tiempo y la paciencia lo dirán.

Punchtronik Records presenta a VíctoreMe, cantante y compositor de bandas como Betania, DAI o Conmutadores. «Polvo de Estrellas» ha sido primer single adelanto de su larga duración “El proceso, el tiempo, y la paciencia”, publicado el 30 de Enero. El videoclip está realizado por Atk Epop. El álbum ha sido compuesto, grabado y producido por VíctoreMe y Masterizado por Misterfly. 
Share

Sesión Gazebo DJ TTM : «30 Años Bailoteando con Fangoria»

Gazebo Dj TTM subió recientemente a su MixCloud una sesión conmemorativa, «30 años bailoteando con Fangoria», con motivo del primer single de Fangoria. Hablamos de aquel hipnótico «En mi prisión», que daba un giro importante a la carrera de Alaska y Nacho Canut después de finalizar la etapa de Alaska y Dinarama tras la marcha de Carlos Berlanga.

Una carrera que los devolvió del mainstream al underground y de ahí al indie más moderno para después pasar de nuevo a un acomodado mainstream al que parecen no volver querer arriesgar.

Con todo, su carrera está llena de momentos interesantes, que no siempre coinciden con sus trabajos más comerciales, pero la sesión que nos ocupa vale la pena escucharla aunque solo sea para para revivir esas evoluciones e involuciones a las que nos tienen acostumbrados y también, por qué no decirlo, porque está realizada dignamente.

¿Criticar por criticar? Tal vez… Seguimos siendo fans, pero también deseamos que vuelvan a esa semi-ocuridad que tienen bastante abandonada y dejen el pop luminoso para La Casa Azul, con todos nuestros respetos al enorme Guille Milkyway y siendo también fans de su famoso proyecto.

En Mi Prisión[90]Electricistas[99]Retorciendo Palabras[2004]Hombres[2001]Eternamente Inocente[2001]En la Disneylandia del Amor[92]Espectacular[2017]Entre Mil Dudas[2004]Absolutamente[2009]Miro la Vida Pasar[2004]La Pequeña Edad de Hielo[2009]Más Es Más[2009]Más Que Una Bendición[2001]Iluminados[2016]Sálvame[92]No Se que Me Das[2001]Dramas y Comedias[2013]Geometría Polisentimental[2016]Ese Hombre[2001]Dios odia a los cobardes[95]La Mano en El Fuego[2004]Me Odio Cuando Miento[99]Hagamos algo Superficial y Vulgar[90]Punto y final[91]¿De qué Me Culpas?[2019]Desfachatez[2013]Ni Contigo Ni Sin Ti[2006]Criticar por Criticar[2006]Un Boomerang[2019]Fiesta en el Infierno[2016]
Share