LA YOUTUBER YELLOW MELLOW PUBLICA COMO MELO MORENO SU PRIMER DISCO “COLOURS”

9715baecc94b03f9bcee60a1e5100bd3.1000x1000x1

Más de un millón de visualizaciones en su primer videoclip, “One more river”, en menos de una semana avalan la transformación de Yellow  Mellow en Melo Moreno. Un dificultoso reto conseguido en pocos días, podría decirse, pues no resulta para nada sencillo emprender una carrera musical si tres millones de personas están suscritas a tus dos canales de YouTube. No en vano, estamos ante la vídeo-blogger femenina más famosa de España, con el canal diario más grande de todos los países hispanos. Pero con su naturalidad habitual, eso es precisamente lo que hace Yellow Mellow ahora que muta en Melo Moreno con su primer álbum,“Colours”, a la venta el 26 de octubre de 2018.

Aunque más que mutar en realidad la figura pública youtuber se reencuentra consigo misma a través de estas trece canciones de pop y soul con corazón clásico, pero sonido del siglo XXI. En este cruce de caminos es donde emerge Melo Moreno García, la persona, para dejar su sello singular también en la música.

Algunas canciones de “Colours” ya se han ido conociendo a lo largo de los últimos meses: primero llegó la mencionada “One More river” con un videoclip que alcanzó el millón de visualizaciones en menos de una semana, le siguió “Sad Girls” un speed dating audiovisual, que de una manera divertida enseñaba el drama de las relaciones interpersonales en la actualidad y “Devil in me” solo en formato single como regalo estival a sus fans, las tres consiguieron entrar al Top 20 de Itunes y en las listas de lo más viral de España en Spotify.
En breve, uno de los singles más animados, “Watch love die”, tendrá su versión audiovisual que se podrá ver a partir del día 26 de octubre, coincidiendo con la salida del álbum.

“Colours” es tan poliédrico como la personalidad de la propia Melo. Por eso encontramos R&B en “Cannonball”, baladas al piano de intensidad creciente“Ghost” “Rocket Science”, dance con guitarras con influencia de Calvin Harris “Crash & Burns”, piezas de pop bailable que recuerdan a Lady Gaga y Pink “Watch love die” y “Straight for you”, luminoso surf pop acústico “Bones” o electropop positivista en “Heart of the world”, donde lanza además uno de esos mensajes que resumen el sentimiento de todo el álbum: “Right now love is all we need”.

Grabado en Berlín en diversas sesiones desarrolladas durante los últimos meses, “Colours” que se publica el 26 de octubre, cuenta con ocho canciones escritas por la propia Melo Moreno y otras cinco de autoría compartida. El título, además, tiene historia, pues según explica ella misma, cada vez que cantaba una canción en el estudio veía un color determinado en su mente.

Share

La teoría adherente de Cruz Bengala

a1050194678_16

Cruz Bengala nace en El Puerto de Santa María a finales de 2017, una nueva banda que se une a la creciente escena gaditana. Sus cuatro componentes cuentan con una amplia experiencia musical resultado de formaciones anteriores tales como Colin Rei, Detergente Líquido, Triángulo Vicioso o Atica entre otros.
Con múltiples influencias dentro del campo del rock, pop e indie, destacan grupos post‐punk internacionales como Interpol, Nada SurfNew Order y bandas nacionales de indiepop actuales como VetustaMorla o Iván Ferreiro entre otros.
El sonido Cruz Bengala se caracteriza por la mezcla de guitarras melódicas y envolventes con una contundente base rítmica, pero destacando las melodías de voz que junto a la intensidad de sus letras consiguen conectar emocionalmente con su público; ya que para el grupo una canción es un mensaje.

Desde abril esta disponible su ep “Teórico adherente”

Share

Laura Krieg y su synthpop brutalista

laura-3228_16

Brutalista llama Laura Krieg a su synthpop oscuro y con visos industriales. La artista quiere, mediante su música romper con la depresión blanda que gobierna el mundo y posicionarse frente a la corriente de mediocridad dominante.

Laura es una cosmonauta musical, una española afincada en Montreal que ademas gira con Johnny Couteau.

Presentó la pasada primavera este primer álbum  bien definido a pesar de las muchas referencias que contiene. Cantando en inglés, frances y español,  dice conseguir con su brutal y particular synthpop aunar nada menos que ciertos guiños a Rita Mitsouko, Bruce Springsteen y Lebanon Hanover. La atmósfera es envolvente e inquietante, como la voz de Krieg. La profusión de sintetizadores resuenan potentes en nuestros oidos junto a sus duras percusiones. En definitiva este “Recherche Spatiale” es un debut más que digno que debemos tener en cuenta. No apto para oídos frágiles ni mentes acostumbradas a la música presuntamente amable.

Share

Más sangre, dolor y muerte en “Dalek”: el último trabajo de Kill Bill G

27337228_10155958253567707_6980368523962889453_n 1&1 Internet ES

Cuando uno se enfrenta a la temible hoja en blanco, tiene que hacer un pequeño ejercicio de superación para vencer, una vez más, ese inmáculo fondo y encontrar, al menos algunas palabras, con sentido y credibilidad suficiente como para que alguien quiera volver a leerte. Pues bien, ese miedo se transforma en auténtico pavor cuando tienes que escribir sobre “Dalek”, la última pesadilla de Kill Bill G.

Este es un álbum que, para empezar, defiende este sustantivo al máximo, pues es una verdadera colección de canciones, un compendio de temas que te pueden horrorizar en todos los sentidos o atrapar directamente. Podríamos decir que el disco es largo, incluso eterno, que las letras rozan lo pueril, que si te despistas cambia la canción y te crees que estás en la misma, que resulta repetitivo o que las voces cantar, lo que se dice cantar, como que no.

Correcto. Si lo escuchas y piensas todo lo anterior estás más cerca de la verdad que nunca. Otra cosa muy diferente es que te hayas enterado un ápice de lo que esta banda quiere trasmitir en realidad.

Al igual que unos lúcidos Aviador Dro, Kill Bill G tiene una visión muy particular del mundo. Si el Aviador buscaba el sentido de las existencia en un mundo industrializado y deshumanizado dónde la máquina debía regir nuestras vidas, los que nos ocupan pretenden el imperio del terror para llegar a una especie de éxtasis colectivo, cercano al sadomasoquismo, donde el amor se confunde con el dolor y el placer con la muerte.

Todo esto significa que tienes que entrar irremediablemente en su universo para entender esas letras de voces intencionadamente fantasmales, que esa instrumentación EBM, que por momentos, puede recordarnos a lo mejor del techno valenciano de hace algunas décadas, al future pop o también, como no, al synthpop más oscuro o industrial, tienen todo el valor y sentido

Las cosas son como tienen que ser, coincidimos con la visión escéptica de la duración del álbum, pero tras habernos adentrado en su mundo, vemos grandes momentos como el contagioso y fácil estribillo, pero efectivo, de “Soldado Imperial” o la pasión arrebatadora y enferma de “Vestiré tu Piel”.

“Te mataré” no tiene desperdicio, pero “Lágrimas en la pared” y sobretodo “Vinieron de dentro de” nos parece de lo mejor que se puede oír en este género. Las colaboraciones del legendario Mario Gil y Sonia Electra, son bastante acertadas y el sonido general, bien apretado y realzado, es marca de la casa.

Con cierta inspiración dadaista y una actitud cercana a la misantropía. Kill Bill G no decepciona. No pueden hacerlo. Si así fuera, seguramente se auto-destruirían.

Olvidad lo políticamente correcto y disfrutad del mal sin más.

Sí sobrevivimos a este texto lo sabréis en breve, si no, ha sido un placer.

Share

Paranormales: Hablemos de Belona, un álbum impecable

belona-1

Descubrir por casualidad a esta banda ha sido de lo más grato en lo que llevamos de año, esos sonidos que te recuerdan agradablemente a no sabes muy bien quien, aunque en el fondo lo intuyes, resultan perfectos en el contexto de acercarse a Paranormales con los que, de pronto, sientes muchas cosas en común.

Tras notar de primeras los evidentes y exquisitamente descarados referentes sonoros al synthpop y post-punk más ochenteros, o parafraseándolos “se oye una música lejana que nos resulta muy familiar” empiezas a dejarte llevar por esa profusión de sintetizadores con todo los ecos conocidos que no es necesario nombrar y esa parte de la new wave más difusa y oscura que se fusiona con el post-punk más clásico y también con algunas cosas más actuales del “indie” oficial, tal vez un recuerdo a Editors o a los primeros The Killers.

No obstante lo que nadie dice y nosotros percibimos es ese recuerdo, además de todo lo anterior, a ciertas sonoridades del A.O.R. y el rock sinfónico, más sintetizado, en la contundencia de algunas baterías y en los dibujos de melodías y programaciones que se mezclan magistralmente con guitarras muy bien medidas y atmósferas que te envuelven y te arrastran a su propio mundo. Momentos que nos pueden recordar a discos como “Eye in the sky” de Alan Parsons Project o el “A momentary lapse of reason” de Pink Floyd, pinceladas que se suman a lo más granado del tecnopop europeo y a aquel post-punk que a algunos nos vistió de negro para casi siempre.

“Centinelas” y “Permanecer” ya apuntaban muy bien, pero el álbum en su totalidad consigue un disfrute difícil de conseguir en estos momentos. “Días que se acaban” entra desde el primer momento melódica y triunfante, mientras “Desertores” te sobrecoge suavemente y aunque nos recuerden, en cierto modo, más a los Alphaville ibéricos que a los germanos, el influjo centro-europeo fluye por el álbum al igual que todo lo anglosajón.

“Belona” (Buen día, 2017) es el disco perfecto para combatir la ola de banalidad que nos azota, especialmente en verano, un puñado de canciones realizadas con personalidad y una producción que pudiera parecer ampulosa, pero que en realidad, junto a la colaboración del productor italiano, Maurizio Baggio, resulta totalmente eficaz.

Procedentes de Barcelona, forman el grupo en 2016. Actualmente sus integrantes son: J. Carlos Delgado (bajo, sintetizadores y voz), Ana Ruiz (voz y teclados) y David Toro(guitarra). Una recomendación nada estival que no debes dejar de escuchar ni esperar que llegue el invierno.

Share